Imprimir
Visto: 211

¡CRISTO HA RESUCITADO! 

Llevemos a nuestra Galilea, a nuestra vida diaria, sin miedo y con alegría la Esperanza de Cristo, vencedor de todo mal, que nos acompaña y nos espera.